Una mañana mas me levanto de la cama, desayuno, y cuando me planto delante del armario siempre tengo la misma conversación conmigo misma:

“¿Qué me pongo hoy?” 😥

“¡Ah! esta camiseta que me encanta” 😛

“¿Y esto con qué me pegaba?” 😐

“Pfff…. si es que no tengo ropa” 😦

“Tengo que comprarme algo que me pegue con esto” 😀

En un cambio de estación, que suele ir seguido de un cambio de armario, aproveché para organizar mi ropa (qué dono, qué me quedo) y con ello ver cuantos ‘conjuntos’ tenía disponibles para hacerme un calendario semanal.

Creando un calendario de conjuntos

  1. En la puerta interna de mi armario puse cada día de la semana “L, M, X, J, V”.
  2. Para cada prenda de arriba, creaba todas las combinaciones posibles con las partes de abajo y las escribía en post-it.
  3. Ubicaba cada post-it en semanas diferentes (para no repetir parte de arriba en la misma semana, manías personales).
  4. Volver al paso 2 y seguir hasta que no queden partes de arriba disponibles.
  5. Repaso general
    • Los conjuntos con prenda de arriba común, los pongo en días diferentes de semanas diferentes. Ejemplo: la camisa blanca que combina con todo, no toca todos los lunes.
    • Cuando has ubicado las prendas de arriba que mas combinan, quedan huecos sueltos, que se rellenan con conjuntos más concretos.
    • La ropa que no es de trabajo, la pongo en un sección a parte que no tiene días asignados, sólo para recordar que ‘esto pega muy bien con esto otro’.

El resultado es el siguiente:

Cómo mantenemos actualizado el calendario

  • Con el cambio de armario de cada temporada, conseguí tener 3 calendarios diferentes: invierno, verano y otro de entre tiempo.
  • Cuando la parte de arriba/abajo está en las últimas, lo que hago es girar el post-it para saber que lo tengo que renovar. La prenda a renovar la añado a una lista que tengo para comprar sólo lo que me hace falta.
  • Cuando me voy de tiendas compro lo que tengo apuntado en la lista y luego renuevo los post-it girados. Si compro algún ‘chollo’, creo nuevas combinaciones y las añado al calendario.
  • Si algún día me apetece ponerme algo que no es ‘lo que toca’, ¡simplemente lo hago! y luego no repito la parte de arriba en al semana.

Lo que me ha aportado

  • Ahorro tiempo. Cada mañana no pienso qué me tengo que poner, estoy dormida, no quiero pensar en esto, así que miro el calendario, veo lo que toca y me lo pongo. Todos los conjuntos que hay son los que me gustan, por lo que siempre acierto :).
  • Ahorro dinero. En el calendario tengo 6 semanas sin repetir un mismo conjunto, ya no puedo decir “es que no tengo ropa”. Tengo ropa y mucha. Ahora sólo compro lo que debo renovar y alguna cosa que me gusta pero con más control.

Sé que leer esto puede parecer una locura, ¡organizarse el armario! pero al final uno organiza las cosas para encontrarse mejor, para tener ‘paz’, y a mi esto me ha ayudado mucho, me ha simplificado un momento del día que era molesto y encima he ahorrado dinero. Sí es cierto que, alguna broma me han gastado, cambiándome un post-it de sitio, y no siempre me he dado cuenta y he acabado repitiendo un jersey la misma semana, pensando… ‘¿esto no me lo he puesto ya?’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s