Cómo planificar tu alimentación y evitar el despilfarro


El otro día ví el programa de investigación sobre el despilfarro de comida, en empresas del gremio, restaurantes y hogares. Me resultó bastante impactante ver inmensos carros de comida de familias, bajo el criterio de ‘por si acaso’. Quiero compartir con vosotros, como en mi casa intentamos despilfarrar lo mínimo en este aspecto.

La independencia, yo me lo guiso, yo me lo como.

Cuando me independicé, una de las primeras cosas que organicé en casa fue las comidas, cenas y cómo hacer la compra. ¿Por qué?

  • No me gusta cocinar entre diario
    • Solución 1: intentar cocinar más el fin de semana y preparar tuppers.
    • Solución 2: aprovechar a hacer la comida mientras haces la cena. Ejemplo: si voy a comer arroz a la cubana, no me cuesta nada preparar el arroz mientras hago la cena y freir el huevo por la mañana.
  • No me gusta tirar comida
    • Solución: compro lo que voy a comer, si me falta algo un día prefiero ir al mercado excepcionalmente.
  • No me gustan los supermercados
    • Solución: pasar menos tiempo en el supermercado es cuestión de tener claro a por lo que vas, cogerlo e irte.

Plan Comidas Semanal

Teniendo claro lo que no me gustaba, y con las soluciones que me hacían llevar esto de la mejor manera posible, empecé a organizarme de la siguiente manera:

  1. Me compré una pizarra para la cocina: Plan Semanal+Notas
  2. Preparé dos listas:  comidas y cenas para días laborables. Sanas y rápidas. Las comidas del fin de semana son más elaboradas que las de diario.
  3. Relleno el plan semanal con comida/cena por cada día, teniendo en cuenta si puedo aprovechar alimentos que me han sobrado de la semana en curso.
  4. Reviso la despensa y nevera para ver si tengo los ingredientes para cocinar.
    1. Lo que no tengo pasa a la sección de Notas = lista de la compra
    2. Los básicos que se acaban pasan a a lista de la compra (leche, jabon lavadora, azúcar,…)
  5. El lunes por la tarde voy a la compra y sólo cojo lo que hay en la  lista.

Algunas preguntas frecuentes:

¿Qué básicos se reponen? Hay algunos alimentos que siempre se van reponiendo, esos que no caducan y viene bien para un apuro como son, latas de conservas, salsas, productos de limpieza, congelados. Sólo reponemos lo que no caduca y cuando cogemos el último de la despensa. Ejemplo: si tengo dos paquetes de azúcar, cuando abro el segundo y último, ya apunto ‘azúcar’ en la lista de compra. No sería la primera vez que por no apuntarlo un día te llevas la sorpresa, y te toca tomarte el café tal cual 😦

¿Y si un día te toca comer ‘brócoli con jamón’ y no te apetece? es cierto, esto pasa, pero puedes cambiarlo sólo por una comida de otro día u otra cena, o combinar lo que hay en la nevera para hacer otro plato.

¿Y si un día te llevas la comida y comes fuera? o bien te la cenas o bien es la comida del día siguiente, así que un rato de cocinar menos. Eso sí, puede haber un despilfarro en caso de que la comida sea delicada y se haya podido poner mala. El sistema no es perfecto, porque hay imprevistos.

¿Qué haces con esas ofertas 3×2? sólo lo considero para productos que no caducan como son refrescos, productos de limpieza, pero no suelo entrar en estas ofertas para yogures, embutidos, carnes. Me sale caro pagar por algo que no me da tiempo a consumir.

¿Te caducan los yogures? la semana que hay yogures se compra menos fruta, y se da prioridad al yogur como postre. No solemos comprar paquetes de 24 yogures por lo mismo que he dicho antes, no nos da tiempo a comérnoslos.

¿Te da pereza ir a la compra semanalmente? No, porque como compro para periodos de tiempo cortos, no hay mucha cantidad y el tiempo que paso en el mercado es de unos 25 minutos.

¿Y si un día aparecen unos amigos de improvisto? La verdad es que mis amigos suelen llamar antes de venir, aunque sea en el día, por lo que me daría tiempo a comprar algo extra para todos, eso si no hay alguna pizza en el congelador 🙂

¿Y vosotros cómo os organizáis?

2 comentarios en “Cómo planificar tu alimentación y evitar el despilfarro

  1. Yo hago la compra cada 15 días… En esta compra me proveo de todos los productos no perecederos que voy a necesitar durante este tiempo (y probablemente lo suficiente como para poder retrasar la siguiente visita al supermercado durante una semana más). Evidentemente, también aprovecho para comprar productos frescos para la semana y pescado para esa misma noche (a la plancha con algo de limón en bastante rápido y sano). Compro carne: parte la congelo y parte la dejo para los siguientes días. Cuando hago arroz o macarrones suelo preparar bastante cantidad para que sobre para otra comida (me he vuelto especialmente eficaz en combinar estos alimentos con cualquier cosa que haya en la nevera, con lo que evito desperdiciar comida), Las salchichas y el atún combinan prácticamente con todo, por lo que no faltan en mi nevera. Los fines de semana hago guisados, paellas u otras comidas más elaboradas que puedo volver a comer durante la semana (como no todas las semanas es posible, tengo botes tipo fabada, lentejas, etc sobretodo me sirven para los lunes, que es mi día más pesado para llevar comida). Para cenar existen mil variedades de tipos de ensaladas (con atún, salmón, pollo, machas, de arroz, campera, rusa etc Todo es cuestión de creatividad). Cuando me canso de tanto verde (no nos engañemos, esto suele pasar…), se puede recurrir a tortillas francesas o con lo que haya (no soy especialmente asquerosito con las comidas). Evidentemente, de vez en cuando se puede tirar de pizza, croquetas y fritos congelados o directamente llamar al chino, kebab, telepizza, burguer king, pollos asados, etc. (nota mental: mejorar esto…). Suelo comprar yogures cuando voy al supermercado y fruta semanalmente cuando voy a comprar en el barrio los productos perecederos: ensaladas y demás. Si me sobra carne: hago croquetas, si me sobra verdura: hago purés. También recurro a veces a sandwiches y bocadillos.
    Mi truco es ser bastante consciente de lo que hay en la nevera en cada momento y tener la disponibilidad de comer lo que se necesite (con la certeza de que al final te comerás todo: lo sano y lo que no lo es tanto). Tener bastante creatividad para combinar comidas (no soy capaz de seguir un menú preestablecido, puesto que me suele aburrir y me lo termino saltando). Cocinar de sobra, no me importa repetir comidas puesto que no hago las mismas cada semana. Por último recurrir a combinación de básicos como son arroz, pasta y patatas cocidos, con filetes, verdura o platos que puedas cocinar en 5 minutos.
    Al final me he enrollado como para escribir una entrada de blog propia… mejor sigo con mi PFC 😦
    saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s