La zona de confort, esa falsa seguridad que debes evitar.


Todos tenemos en muestro entorno ese área donde nada nos puede sorprender mucho, donde lo tenemos todo bajo control, donde las complicaciones son escasas y nos encontramos cómodos. Nuestra sensación es hacer todo correctamente y así es, nuestro esfuerzo es menor y además apenas tenemos estrés.

Es en este momento podemos decir que estamos en zona de confort. No hacemos nada que se salga de la rutina que ya hemos aprendido y madurado.

Cada cierto periodo de tiempo, añadimos nuevas actividades a esa rutina que nos hacen salir de la zona de confort, con ganas, motivación y objetivos claros es fácil incorporar esas actividades a tu día a día, y finalmente volverás a alcanzar tu zona de confort pero esta será un poco más grande.

A veces añadir estos cambios a la rutina nos genera pereza, nos ponemos vagos, cambiar algunas cosas requiere esfuerzo y como ya nos funciona todo bien y satisface nuestras necesidades, ¿para que complicar las cosas de nuevo?. Cuando una persona lleva tiempo en este estado, su zona de confort se convierte en su área de estancamiento. Tenemos que tener mucho cuidado porque llegará un momento que no seamos capaces de afrontar un nuevo reto, no estaremos a la altura, al día, y por tanto lo que hemos conseguido teniendo todo bajo control es engañarnos a nosotros mismos, poco a poco dejaremos de ser productivos y nuestra rutina puede convertirse incluso en algo pesado, aburrido y poco motivador.

Los cambios en nuestra vida deben ser como una escalera, cambiando algunas de nuestras prácticas y asentando esos cambios para poder continuar con otros. Habrá un momento en que lleguemos al último peldaño de es escalera, pero cuidado con que este llegue demasiado pronto, porque nos estaríamos perjudicando a nosotros mismos.

El consejo de un buen compañero:

Si llevas 6 meses haciendo algo de la misma manera, cámbialo.

Hay que probar cosas diferentes, siempre puedes encontrar algo mejor, o por el contrario, si finalmente vuelves a lo que tenías, esa experiencia reafirma que era mejor lo de antes.

Mi consejo:

Nunca te prives de buscar algo mejor, nunca te prives del placer de la mejora continúa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s