Ayer tuvo lugar el encuentro Café y Productividad de otoño en Madrid, precisamente en las impresionantes oficinas de Liferay. Os quiero contar cuáles fueron los debates más interesantes, y algunas frases que me han parecido claves para seguir aprendiendo y explorando el mundo de la productividad o mejor dicho, efectividad personal.

Fuimos un grupo de 10 personas. A algunos de ellos ya los conocía y seguía en redes sociales, poder verlos de nuevo en persona es todo un placer. A otros era las primera vez que los conocía y se agradece enormemente encontrar caras nuevas en los eventos para ampliar perspectivas y conocimientos.

VanesaTejada_cafeyproductividad_otono2017
Foto original de Curro Castillo

Jeroen Sargens arrancó la sesión con un sencillo pero bonito icebreaker. Nos pusimos por parejas e intercambiamos 5 cosas que nos gustaba hacer fuera del trabajo. Luego hubo una ronda para presentarnos pero no a nosotros mismos, sino a la pareja que habíamos tenido. Basta que tengas que presentar a otro para que tu atención se dispare y hagas un esfuerzo en memorizar, porque no se podía capturar en ese momento – chiste para GTDistas. Mi pareja fue Jeroen y me gustó saber un poco más de él  a nivel personal.

Después cada miembro propuso algún tema para hablar, los pusimos todos a la vista, votamos, los ordenamos por número de votos de mayor a menor y arrancamos el primer debate. No ponemos tiempos, si la conversación sigue es porque el debate debe seguir, si la conversación se acaba, pues pasamos el siguiente tema. Simple.

Cómo asentar hábitos productivos tras la formación

Éste fue el primer tema abordado. Las personas que dan formaciones de productividad personal se preocupan por que los asistentes se lleven lo aprendido tras el curso, es decir, que tras esa motivación inicial el globo no se deshinche. ¿Cómo lo consiguen otros Algunas de las cosas que se mencionaron fueron:

  • El hábito se deja porque no se ve un beneficio tangible
  • Mantener un hábito requiere estar motivado y para eso hay que tener motivos
  • La motivación debe salir de la persona e influir desde fuera es difícil
  • Los alumnos de los cursos deben ser voluntarios, tener una necesidad e interés
  • Los alumnos de los cursos no pueden ir obligados por el jefe o RRHH
  • Hablar en las formaciones sobre hábitos, curvas de aprendizaje y las creencias
  • Especificar claramente que la productividad personal es un proceso y lleva tiempo
  • Desarrollar un plan personal para empezar a andar el camino
  • Aceptar que no todo el mundo quiere mejorar

La efectividad personal es un camino, ganas puntos cuando lo consigues independientemente de cuánto tiempo te cueste – José Miguel Bolívar

Hubo una reflexión final de Enrique Gonzalo que me gustó mucho. Decía algo así como que la formación tiene una fase pre y post. Lo comparó con cuando tus padres te enseñan a andar, primero te cogen de la mano, te van soltando, te ayudan a levantarte cuando te caes, hasta que un día ya andas sólo, te levantas por ti mismo o simplemente les dices a tus padres, “ya puedo yo”.

Creo que este seguimiento es importante y sólo funciona si ambas partes, formador y aprendiz tienen un compromiso común.

La cantidad de motivación está directamente relacionada al tamaño de mi problema – Jeroen Sangers

Principios universales de la productividad/efectividad personal

Mis notas están algo difusas porque entramos a hablar de qué es un principio y cuándo éste es universal. Mi aportación aquí fue que a lo mejor, podríamos hacer un manifiesto al igual que existe uno para las metodologías ágiles. Algunas de las cosas que se mencionaron:

  • Prestar atención de calidad, estar presente
  • Lo que no revises con frecuencia pierde fiabilidad
  • Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa – externalizar la memoria
  • Trabaja con unidades tachables

Objetivos: perseverancia vs. flexibilidad

Creo que este fue el tema más interesante de la mañana, sencillamente porque hubo bastante debate, la conversación era muy activa y prácticamente todos participamos. Estuvimos hablado de qué y cómo se definen objetivos lo cual impacta en la flexibilidad de los mismos. Aparentemente, algunos pensaban que un objetivo es algo a lo que le debes poner una fecha y cuantificar, mientras que otros consideraban que un objetivo estaba vinculado a cambiar la tendencia respecto tu situación actual:

  • Quiero leer más así que el año que viene me tengo que leer 25 libros vs. quiero leer más, si hasta ahora he leído 4 libros, pues voy a subir esa cifra.
  • Quiero perder 2 kg de peso y voy a ir al gimnasio 3 días a la semana vs. quiero hacer más deporte, si ahora dedico 2hr a la semana tengo que subir esa cifra.

La gran mayoría pensaban que a veces, ponerte un objetivo en una fecha y con un valor concreto puede generar rechazo, frustración y enfocarte en lo menos importante, que no es el objetivo en sí, sino en cómo vas a dar un primer paso para conseguirlo y cambiar la tendencia.  En muchas organizaciones se ponen objetivos a ‘dedo’ porque al final es una estimación, sin embargo el valor está en cómo vamos mejorando la tendencia actual.

Cuando debatimos sobre si trabajar por objetivos o tendencias, escuché una conversación entre dos compañeros que me impactó internamente, pues la forma en que los mencionaban era diferente, uno decía: “Cuando tengo un objetivo yo tengo…”, mientras que el otro decía, “cuando tengo un objetivo yo quiero…”. Recuerdo que en ese momento paré la conversación porque en el primer caso sentí una obligación mientras que en el segundo una motivación, sin lugar a dudas prefiero hablar de objetivos como una motivación, hasta ahora me ha ido mejor cambiar mis tendencias, rutinas y hábitos que conseguir un número claro en una fecha concreta, al final, mi objetivo es mejorar de forma continua. Si estoy de acuerdo en que todos, de una forma más explícita o implícita, tangible o intangible, tenemos objetivos y gracias a ello prestamos más atención a unas cosas que a otras. Para cerrar este debate, quiero decir que lo más valioso que tiene un objetivo es que haya un por qué, un para qué, pues a veces pasa que consigues algo tras mucho esfuerzo y cuando reflexionas sobre ello te das cuenta de que no te ha aportado nada, te sientes vacío.

Ronda de agradecimientos

Gracias a los organizadores, Jeroen, Dani y Jordi, por crear este momento para vernos y compartir ideas, experiencias y creencias.

Gracias a Liferay, por ceder unas instalaciones estupendas a comunidades de personas que desean poder reunirse para aprender los unos de los otros. En especial, gracias Javier Gamarra, ¡si es que estás en todo!

Gracias a los asistentes, por haber dedicado vuestro tiempo de fin de semana a este evento y aportar vuestro valor.

Yo me llevo varias frases para reflexionar, mi motivación para seguir asistiendo a los Café y Productividad.

 

4 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s