Creo que uno de mis mejores aprendizajes en los último años ha sido aprender a escuchar a mi cuerpo. Mi cuerpo me habla, me dice cuando está enérgico, cuando quiere salir, leer, hacer deporte, ir de tiendas y a su vez mi cuerpo me dice cuando debo parar.

Hace dos semanas estuve en la CAS2016 y llegué a la conferencia agotada a nivel físico, mental, personal y profesional. Me llegué a plantear no ir, pero era el último ‘sarao’ del año, tenía ganas de encontrarme con mucha gente, además tenía una historia que contar a la comunidad y con esto gasté la reserva de mis baterías.

vanesatejada_tucuerpopideparar

Sé que algo no va bien cuando empiezo a tener problemas para dormir, porque me despierto durante la noche con frecuencia y me cuesta volver a conciliar el sueño. También noto que mi creatividad se marchita, no me apetece pintar o hacer sketches. Después todo me da una enorme pereza, dejo de hacer planes al salir de la oficina, me apetece irme directa a casa, dejo de hacer ejercicio, dejo de leer, es como si mi cuerpo se fuera apagando. Por último me vuelvo lenta, noto perfectamente como tardo mucho en hacer las cosas y ésta es la peor de las sensaciones, porque me siento poco o nada efectiva. Antes me estresaba mucho cuando me sentía así y luchaba contra los síntomas pero un día me di cuenta de que cuando todos estos síntomas confluyen sólo necesito parar y desconectar para volver a conectar.

Al igual que conozco las señales de mi cuerpo, también sé cual es mi mejor remedio para recuperarme, sencillamente me marcho unos días cerca del mar y cambio la mayor parte de mis rutinas. Aproveché el pasado puente para irme fuera de Madrid. Disfruté de pasear a mi perro por la playa, de ver mis series favoritas, de leer revistas femeninas sin contenido alguno y pasear mucho cerca del mar. El mar me da paz y es mi mejor medicina.

Tras haber descansado, mi cuerpo empezó a hablarme de nuevo, pero con el lenguaje de las ganas de actividad. El lunes por la mañana tenía ganas de ir a la oficina, tenía energía y sabía que ya no iba a ser lenta sino muy productiva porque mi mente estaba fresca y limpia, lo cual me motivaba bastante. Después me entraron ganas de hacer planes fuera de la oficina, de leer los post que tenía pendientes de mis blogs de referencia, estuve dibujando para organizar algunas ideas y me volvieron a entrar ganas de escribir. Por fin estaba de vuelta.

Esto me pasa un par de veces al año, soy consciente de ello, he aprendido a escuchar a mi cuerpo y darle lo que necesita para recuperar la mejor versión de mí misma.

2 thoughts

  1. El cuerpo es muy sabio. A mí me ha ayudado crearme una “planificación” base para mantener mis equilibrios en los 4 planos(físico, emocional,mental y espiritual)
    Tiendo a pasar muchas horas con energía mental 😉 Un abrazo y feliz fin de año

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s